5 razones para no perderse el festival Numu.
28 junio, 2021
Escrito por: Pablo Dávalos
Categoria: Actualidad
visto: 355 Visto

La convocatoria para participar del festival Numu está próxima a terminar, quienes quieran participar, podrán enviar su solicitud hasta el 30 de junio. Por nuestra parte, estamos ansiosos de que llegue noviembre para ver que sorpresas trae su quinta edición. Por ahora los dejamos con 5 razones por las que no deberías perderte la edición de este año.

184562846_862164751314007_2324628061060869002_n

El festival Numu o Nuevo Mural es un proyecto de ‘muralismo contemporáneo’ que se realiza en Ecuador, y aunque es bastante reciente, en un corto tiempo ha demostrado tener una personalidad artística bien forjada. A pocos días de su cierre de convocatoria (30 de junio) te damos 5 razones por las que deberías estar atento a su próxima edición que se llevará a cabo en Riobamba durante el mes de noviembre de este año.

Hoy por hoy el movimiento del muralismo y el Street Art está más que en auge, es una explosión de arte. Son cada vez más los proyectos públicos e independientes que se suman e intentan dar mayor protagonismo a esta fiebre que va de subida. Por eso la pregunta clave es ¿Qué hace diferente al NuMu o por qué destaca entre otros festivales de arte urbano?.

festival numu imagen de archivo
Mural por: Daniel Cortes. Numu 2019. Archivo del festival

1. El gran formato o paredes ambiciosas

Este año el NuMu llega a su quinta edición. En este recorrido, si hay algo que ha caracterizado su propuesta, es el gran formato de sus intervenciones, con esto se quiere dar a entender que horizontales largas o verticales altas, han sido una constante en sus ediciones pasadas. Ciudades pequeñas con muros bien grandes, ahí el contraste.

Así mismo, pintar en grande le ha permitido al NuMu generar impacto visual dentro de los entornos que han intervenido. A esto se suma que el contenido que proponen los artistas suele estar muy bien planteado en relación al medio con el que van a generar diálogo. El gran formato es una oportunidad para que los artistas participantes propongan paredes ambiciosas, muros desafiantes que no llenen el paisaje por mera decoración, sino que inviten a quienes los observen a replantearse realidades y a generar un cambio desde la reflexión.

2. El impacto del registro audiovisual

Algo importantísimo del NuMu es la relevancia y dimensión que dan al registro audiovisual. Cuando se ejecuta el festival no se trata de simplemente ir a pintar, a las intervenciones se suman un registro de foto y video de alta calidad que sirve para poner en perspectiva el trabajo que se está realizando afuera en la calle.

Sin duda alguna, otro de los objetivos es generar memoria. El festival NuMu ha logrado, en cuatro ediciones, construir un corto pero significativo archivo audiovisual, en el que la comunidad se ha llevado todo el protagonismo. Con esto el NuMu deja claro que el festival si se trata de artistas interviniendo espacios, mismos que son habitados y que se nutren diariamente de un espacio artísticamente diferente una vez que el festival se haya llevado a cabo. Sin esta dimensión sería más difícil visibilizar los objetivos de un festival que va más allá de la pared.

3. Curaduría vanguardista

Si se piensa en la idea ‘nuevo mural’, que es el concepto base del que parte el festival, como público esperamos justamente algo nuevo, algo diferente o al menos algo que no se haya visto antes. Es evidente que el NuMu realiza un proceso meticuloso a la hora de formar el line-up de artistas de cada edición, a través de ese grupo de artistas nacionales e internacionales que se arma año tras año, se logra plasmar una propuesta de muralismo vanguardista que destaca entre el resto de festivales.

La curaduría de artistas y paredes no es algo que se tome a la ligera. El festival trabaja a veces con convocatorias y otras con procesos minuciosos de selección, lo importante es encontrar los artistas indicados para cada edición del festival. Calidad sobre cantidad es un criterio que se aplica siempre, quizás el número de muros intervenidos no llegue a los dos dígitos, pero sin duda las piezas que se entregan a la comunidad al final de cada edición, logran que las personas resignifiquen esos espacios, que quizás no provocaban mucho antes de ser pintados.

192405092_203997321558472_5499620957174056474_n
Mural: Francisco Maturana. Numu 2019. Archivo del festival

4. Estética y propuesta conceptual

Hay algo del NuMu que lo hace ver especial o diferente. En general, tiene una apariencia muy pulcra, delicada y minimalista. Cabe mencionar que la línea gráfica cambia de edición a edición y eso también significa que adaptan la temática a la propuesta curatorial de cada año. En general, se puede decir que es un proyecto en constante renovación, con un crecimiento conceptual claro y evidente.

Lograr esa solidez conceptual parece sencillo cuando en realidad es lo más complejo de sostener. Sabiendo eso se puede entender porqué el festival no ha muerto. Recordemos que el NuMu aparece como un festival autogestionado que logró generar interés en un principio, que creció rápido en sus primeras ediciones, pero que se quedó al borde del abismo con la llegada de la pandemia. Jairo Mena, director del festival sabía que sus ambiciones habían forjado algo especial y eso demuestra que vale la pena resistir en la lucha. En otras palabras, podemos decir que el festival ha logrado plasmar una propuesta conceptual con una personalidad que destaca por su propia cuenta.

5. Surgir en la periferia

El NuMu emergió en la sierra norte del Ecuador, específicamente en Ibarra. Dentro de ese territorio apareció como una alternativa al epicentro del movimiento del arte urbano, que en el caso del Ecuador se ubica en Quito. El graffiti y el street art se han caracterizado por desenvolverse en espacios urbanos de alta densidad demográfica, el norte del país no se caracteriza por albergar precisamente grandes ciudades, pero sí por ser cuna tradicional de artistas y artesanos.

De ahí que se haya decidido optar al norte como una alternativa que ofrecía más que nada oportunidades. Sin embargo, para la edición del 2021, el festival migra por primera vez y se traslada a la ciudad de Riobamba en el centro de la sierra ecuatoriana. Este escenario no deja de ser periferia y lo cierto es que comparte características similares con Ibarra, ambas son ciudades del interior o de provincia se podría decir, y las dos mantienen vivas todavía, sus raíces andinas que las convierten en ese espacio alternativo para ver florecer este proyecto

Nume image

La vigencia del NuMu como referente de arte urbano en Ecuador se debe a su legitimidad con el entorno, legitimidad que se logra cuando las propuestas gráficas y el acercamiento a la comunidad está bien planteado. La concesión de espacios es un aspecto importante para el festival, pero así también lo es el generar diálogo en comunidad. Pensemos al NuMu como una proeza que todavía enfrenta muchas adversidades pero que en su trayecto ha conseguido aciertos y ha construido virtudes como un festival contemporáneo y vanguardista de arte urbano.

Compartir este artículo en:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on Pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ARTÍCULOS RELACIONADOS

5 razones para no perderse el …

¿Qué es la Minga Indígena?

Exposición «De fiesta en fie…

Suscribete

Entérate de lo más destacado de la gráfica latinoamericana, artistas, convocatorias, eventos y lanzamientos.

Recomendados de la semana
5 razones para no pe…
Actualidad
Ver más
¿Qué es la Minga I…
Actualidad
Ver más
Exposición «De fie…
Actualidad
Ver más
LO + VISTO

Todos los derechos reservados © Grafica Mestiza 2016
Diseñado y Desarrollado por: www.neuromedia.com.co